miércoles, 1 de mayo de 2013

Sintra, la ciudad de los palacios



Sin lugar a dudas de todos los lugares que visitamos en Portugal el que más me gusto fue Sintra. Dedicamos casi un día completo y a mi me falto tiempo, ya que me hubiera gustado ver cada uno de los palacios y castillos que rodean la ciudad, pero no teníamos suficiente tiempo y nos tuvimos que conformar con tres. Nosotros elegimos los tres que nos parecieron más diferentes para llevarnos una visión de todo su conjunto, pero si estáis más días os recomendaría que visitarais todos.

Nuestro primer destino fue el Palacio de la Pena es el más conocido por los visitantes que se acercan hasta Sintra, incluso dicen que el Castillo de Eurodisney está inspirado en este palacio. El edificio data del siglo XIX y es un claro exponente del romanticismo. Para los amantes de la vegetación tiene un hermoso parque en el que pueden ver diferentes tipos de árboles y plantas, aunque la mayoría de los visitantes cogen un pequeño tren que les lleva desde las taquillas hasta la entrada del castillo.

Os recomiendo que sea éste el primer castillo que visitéis, ya que es el más famoso y luego se llena de gente. Nosotros  llegamos allí a las diez de la mañana y dejamos el coche en un parking gratuito que hay cercano al edificio y que está muy bien señalizado. La entrada cuesta once euros, pero puedes comprar un ticket combinado para visitar varios palacios y sale más barata.

Hay que destacar los colores y la arquitectura exterior del castillo, aunque hay que decir que la pintura cuenta con bastantes desconchones en algunas zonas, lo que deberían arreglar para aumentar la vistosidad del palacio. Tiene numerosos recovecos y unas preciosas vistas en las que puedes realizar diferentes fotos de la ciudad. La puerta que da acceso al castillo es impresionante, no obstante destaca más la segunda gracias a su arco del Tritón.

El palacio cuenta con más de 20 dependencias, el problema es que no se pueden hacer fotos en el interior, pero son dignas de ver cada una de las estancias, sobre todo la cocina en la que se exponen algunos de los utensilios que se utilizaban para prepara los grandes banquetes. Si queréis saber más sobre este castillo podéis visitar esta página http://www.mundocity.com/europa/lisboa/sintra-palacio-pena.html

Nuestro siguiente destino fue el Castillo de los Mouros, una fortificación musulmana del siglo IX. Está un poco antes del anterior por lo que se puede ir andando perfectamente, eso sí tened en cuenta que este castillo es totalmente de piedra y para verlo tienes que ir subiendo escaleras y murallas, por lo que no lo aconsejo para personas que lleven carros con niños.

Es un castillo muy diferente al anterior, ya que es mucho más antiguo y lo que se mantiene en buen estado es su muralla y el paseo sobre ella; por lo que se podría considerar unas ruinas arqueológicas, que actualmente están restaurando para ofrecerle mayor vistosidad al complejo histórico.

Uno de los aspectos más impresionantes de este castillo son las hermosas vistas que ofrece de la ciudad de Sintra y su espléndida vegetación. Se pueden observar todos los castillos de alrededor como el Palacio de la Pena, el de Monserrate, el de Seteais, la Quinta da Regaleira o el Palacio Real de Sintra.

En el castillo propiamente dicho se visitan diferentes puertas que conectan la muralla; la alcazaba, que era la zona noble del castillo; distintas torres; los silos que utilizaban  para almacenar sus cereales y las cisternas del castillo.

El último edificio que vimos fue la Quinta da Regaleira. Decidimos acercarnos a este lugar debido a las opiniones que había leído en Internet y fue algo impresionante, ya que es un lugar muy misterioso e incluso si se visitará  por la noche creo que daría algo de miedo.

La Quinta propiamente dicha no llama mucho la atención, excepto una de sus salas, la biblioteca, ya que sus laterales están rodeados con espejos y parece que el suelo está suspendido en el aire, lo que hace que a la gente le de miedo entrar a esta estancia y siempre ponga un pie, por si acaso. 

No obstante, lo que más llama la atención son sus impresionantes jardines. Os recomiendo visitar cada uno de sus recovecos, ya que muchos tienen diferentes sorpresas, aunque sin lugar a dudas lo que más destaca es el pozo iniciático, así que aunque os cueste llegar, ya que está justo al otro lado de donde se encuentra la Quinta, os recomiendo fervientemente que lo visitéis.


El pozo se hunde cerca de 27 metros en el interior de la tierra, su acceso es a través de una escalinata en espiral y en el suelo se puede ver una cruz templaria. Sin embargo, a este pozo como a muchos otros lugares del parque se puede llegar por arriba o a través de un recorrido subterráneo, que conecta diferentes puntos del jardín como la gruta del oriente, el portal de los guardianes o el lago de la cascada. Seguro que si vais con niños les encantará visitar el parque por debajo de la tierra. Lógicamente todo está iluminado con pequeña bombillas en el suelo para que se pueda andar fácilmente a través de estos túneles.

Estos fueron los castillos que decidimos visitar, aunque hay muchos otros como el Palacio romántico de Monserrate del siglo XIX; el Palacio Real de Sintra, situado en el centro histórico de la villa; el Palacio de Seteais, un edificio neoclásico de finales del siglo XVIII o el Convento de los Capuchos del siglo XVI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario